Blog 5: Gato montés, el felino olvidado

El gato montés es una de las especies más misteriosas y desconocidas de nuestros espacios naturales y junto al lince ibérico forma parte de la familia de felinos salvajes presentes en la Península Ibérica.

El gato montés europeo (felis silvestris silvestris) se asemeja bastante a un gato doméstico, quizás por eso suele pasar desapercibido y se le da poca importancia, pero presenta varias diferencias con su pariente más dócil tanto físicas como de comportamiento.

Gato montes con pelaje de verano
Aunque el gato montés es esquivo y desconfía de los humanos, pude fotografiar este bonito ejemplar con pelaje de verano no muy lejos de un pequeño pueblo de León.

El gato común o doméstico (felis silvestris catus) se extendió por Europa gracias a los romanos que lo adoptaron como cazador y animal de compañía y aunque no se conoce con exactitud su origen, la teoría más difundida lo considera una subespecie del gato salvaje africano, más dócil y menos tímido que otras subespecies, lo que facilitaría su domesticación por el pueblo egipcio.
El gato doméstico puede encontrarse con distintos patrones y manchas de colores, siendo el atigrado o tabby de color gris el más parecido a su pariente salvaje. El gato común atigrado normalmente tiene una marca en forma de M en su frente.

gato común con la letra M en la frente
Gato común atigrado con su famosa M en la frente

Morfología
El tamaño del gato montés suele ser más corpulento y robusto que el del gato común, con una cabeza más ancha, grandes bigotes, orejas pequeñas y cara achatada, pero lo que más fácilmente los distingue es la forma de la cola, fina y puntiaguda en la raza doméstica y roma y gruesa en el gato montés con dos o tres anillos negros y una franja ancha también negra al final.

Características distintivas del gato montés
Color pardo grisáceo, robustez, cara achatada, grandes bigotes y cabeza pequeña, rasgos distintivos del gato montés.

Su pelaje generalmente es de color gris oscuro con tonos amarillentos y algunas franjas oscuras. Sobre la cabeza tiene cuatro bandas negras que convergen en una línea que llega desde el final de la nuca hasta el principio de la cola, otra de las características más representativas de la especie.

Robusta cola de gato montés
La línea negra dorsal y su robusta cola nos ayudan a identificar al gato montés. Este ejemplar lo avistamos en medio de un bosque asturiano en primavera, según los expertos posiblemente una hembra recién parida.

Comportamiento y distribución
En cuanto a su comportamiento, es un animal solitario que suele vivir en zonas alejadas de la civilización, rehuyendo la presencia humana.
La distribución de la especie en la Península Ibérica es poco conocida, se sabe que está presente en casi toda la geografía española y que su número se ha reducido debido a múltiples amenazas como la pérdida de su hábitat, los atropellos, la caza ilegal y la escasez de sus presas.

Gato montés acechando roedores
En los pastizales donde abundan roedores estos grandes cazadores afinan sus sentidos para acechar a sus presas

Hibridación con el gato común
El descenso en su población provoca que se crucen con gatos domésticos asilvestrados dando lugar a descendientes fértiles. La hibridación es sin duda la principal amenaza del gato montés ya que hace desaparecer la integridad genética de la especie y por tanto su propia identidad. Es importante que nos concienciemos de la importancia de esterilizar a nuestros gatos domésticos con acceso al exterior y evitar su abandono principalmente en zonas rurales, ya que pueden asilvestrarse y acentuar este grave problema.

Gato domestico en zona rural
El cruce del gato montés con el gato doméstico (como el ejemplar de la foto) es su mayor amenaza. Este joven gatito totalmente dócil se encontraba en pleno parque Natural de los Alcornocales

Protección
El gato montés es una especie protegida por acuerdos internacionales y por las distintas legislaciones europea, nacional y autonómicas. En España, el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas incluye al gato montés como especie “De Interés Especial”.
Los estudios de la población y distribución del gato montés a escala nacional son un paso necesario para poder establecer medidas de conservación. En este sentido trabajan desde la plataforma Proyecto Gato Montés http://gatomontescantabrico.blogspot.com.es que promueve la protección y el conocimiento de esta especie y recopila información sobre avistamientos. A ellos agradezco los datos que, como expertos conocedores de la especie, me han proporcionado sobre cada ejemplar fotografiado. Os invito a visitar su web donde podréis ver con mucho más detalle como identificar a un gato montés.

Avistamiento de gato montés
Toda una suerte el ver y fotografiar aunque sea fugazmente al escurridizo felino olvidado

 
Espero que os haya gustado el artículo.


Para estar al día de mis publicaciones podeis pulsar Me gusta en mi página de facebook https://www.facebook.com/MercedesCuestaFotografia



Deja un comentario